Regala Steinhart para el día del padre

Todas hemos pensado alguna vez en regalar a los hombres de la casa una buena máquina de cortar el pelo. Luego nos planteamos la dificultad que supone cortarse el pelo uno mismo y acabamos en la barbería o peluquería.

Cuando con las ceras o gominas ya no podemos dominar el pelo pensamos en un buen corte y nos planteamos la pregunta de porqué no nos cortamos el cabello nosotros mismos.  Quizás una de las respuestas sea que nos dan miedo los trasquilones.

Steinhart nos lo pone fácil con su  potente máquina S 968.  Se recarga aunque puede funcionar directamente con cable.  Dispone de un motor eléctrico circular que desplaza la cuchilla con una gran fuerza pudiendo hasta con el cabello abundante y resistente al corte.

A su vez la cuchilla de porcelana proporciona un corte suave y agradable sin tirones ni trasquilones.  Además la duración de la cuchilla de porcelana es extremadamente larga sin perder su dulce afilado.

Dispone de doble velocidad para ir más rápido.

Se limpia fácilmente pues el cabezal se desmonta con un simple movimiento.

Todo ello más el bonito diseño hacen de esta máquina cortapelo una herramienta profesional para muchísimo tiempo y un preciado regalo para todos los padres y l@s que se quieran rapar.