Mechas de California.

No hace falta decir que las mechas californianas están de moda.  Son el resultado de tener en un mismo cabello dos tonos. El de la raíz y el de medios y puntas.  Estos colores los podemos conseguir con baños de color, tintes ( tintes de oxidación ) y con polvos de decolorar ( con o sin amoniaco ).

Para que nos quede claro en la elección del color tendremos en cuenta lo siguiente:

–         los tintes o baños de color igualan u oscurecen el tono. No aclaran.

–         Si se quiere aclarar los medios y puntas lo haremos con un tinte, si se trata de aclarar un tono, o con polvos de decolorar mezclado con oxidante de 30 volúmenes con una textura semejante a la salsa de mayonesa para aclarar más de un tono o cabello coloreado con otro tinte de oxidación.

Una vez hayamos elegido el color global del cabello dividiremos toda la melena en diferentes partes.  Cada parte será batida o crepada desde las puntas hasta los medios y   procederemos a aplicarlo:

–         primero en las raíces y parte alta media hasta el crepado.

–         Aplicaremos decoloración en la parte crepada con suavidad para conseguir un efecto más difuminado en esa zona.

Si después del color se quiere alisar el cabello y darle al mismo tiempo una calidad en brillo y textura se puede hacer un tratamiento de queratina y carbocisteina  sin el prohibido formol PlusLiss. Es un tratamiento de queratina que alisa de seis hasta tres meses liso diferente a un desrizado permanente.  Finalizado este tiempo podemos repetir el tratamiento sin miedo a que el cabello se estropee cómo cuándo hacemos un  alisado  que contenga tioglicolatos o líquido de permanente. Tampoco contiene parabenos..

Si no queremos hacer un tratamiento de queratina pero queremos hidratar podemos usar un acondicionador o una mascarilla con o sin aclarado de la marca Wella.