Contrastes en el cabello

Ya sea un pelo corto o largo el método para hacer un contraste va a ser el mismo. Primero hemos de ver de que color tenemos la base. Luego buscaremos un color armónico con el que tenemos. Aquí no hay  reglas fijas para que la combinación de colores sean correctas. Todas las combinaciones son posibles.

Los contrastes que vemos en televisión son básicos. Siempre vemos una modelo con base castaña u oscura y unos reflejos en medios y puntas muy bien separadas.  En el  anuncio de una marca muy conocida la modelo se aplica el cepillo impregnado de producto sin cuidado de hacer un limite muy marcado entre lo decolorado y lo teñido y el resultado es perfecto. Y nosotr@s  nos lo creemos sin más y vamos a l supermercado a buscar el famoso producto. ¡Qué ilus@s¡ Luego tenemos la sensación de siempre. NO era tan bonito como lo pintaban y el resultado es desastroso. Un color solapa al otro y la zona donde acaba un color y comienza otro se nota mucho.

Hemos de hacernos lo que realmente queramos. Si no queremos que se note mucha diferencia entre los dos colores escogeremos los colores armónicos. Podemos jugar con dos tonos, uno más claro que el otro, dentro del mismo color. Lo natural es que el color claro está en medios y puntas. Está claro que no hay normas para hacer lo que realmente queramos con nuestro cabello.

Una posible solución para realizar contrastes progresivos es batir las mechas que van a ser decoloradas o teñidas.  Al batir las mechas estamos protegiendo las zonas de dentro de la mecha impidiendo que el producto haga efecto allí.

Si lo que queremos es que se note untaremos bien la mecha a teñir por dónde se escoja.

Una característica de los colores hemos de tener en cuenta: los colores no aclaran. Sólo oscurecen o igualan. No aclaran cabello teñido y el natural sólo un tono (excepto los superaclarantes que aclaran de cuatro a cinco tonos.

Hay que tener cuidado con las posibles manchas ya que si nos cae decoloración encima de cabello teñido o natural nos manchará la zona  dónde haya caído. Si eso nos sucediera teñiremos del color del cabello dónde nos haya caído la mancha.

Si al decolorar medios y puntas no hemos obtenido el resultado que queríamos tendremos que usar baños de color mezclado con revelador para matizar las mechas.

Si hemos obtenido un resultado muy amarillo lo podemos solventar con champú para cabellos grises, con mascarilla de color, espuma de color o baño de color que contraste con el anterior.

Si hemos elegido un color llamativo podemos usar los matices de fantasía Cybercolor.  Tendremos tonos rojos, amarillos, rosas, fucsias, verdes, lilas, marrones, grises…